Resto fiel por Gracia

PDF

Alma dócil a Mis Llamados y a Mi Santa Voluntad, que os dejáis conducir por Mi Santo Espíritu y ser el instrumento de Mi Divina Gracia.

Estas palabras y llamado lo hago a Mi Resto Fiel, el que es dócil a Mis llamados y a Mi Santa Voluntad, a vosotros Mis Amados y Elegidos desde la eternidad, a vosotros que habéis sido elegidos por Mi Voluntad, por Mi Amor y Misericordia, llamados sin ningún mérito propio, llamados por gracia y no por las obras.

Por gracia os movéis en Mi Voluntad, por gracia vais contra el mundo, por gracia sois llamados para hacer Mi Obra Santa y Divina, que se une a la Redención del Hijo del Hombre que ofrecí al mundo para ser salvo.

Por tanto, no busquéis entre los hombres la comprensión a Mi Voluntad que se mueve en vosotros, sois los miembros del Cuerpo Místico del Salvador; por tanto, estáis unidos a esa Cruz, que es mi Gloria y Mi Victoria.

Dichosos vosotros entre las multitudes por haber recibido Mi Santa Elección para ser Mi Resto Fiel, Mis Verdaderos Apóstoles y Discípulos de esa hora.

Por eso, os digo Yo, vuestro Padre Celestial: OS BASTA MI GRACIA para continuar Mi Obra, os basta Mi GRACIA para dejar la falsa Iglesia y permanecer unidos a Mí, en Espíritu y en Verdad, porque mayor es Mi Gracia Divina que las obras.

En Fe camináis contra corriente, en Fe asistís a Mi encuentro en el Calvario y recibís al Crucificado por vuestros pecados, en Fe permanecéis en este desierto, al que no todos han entrado, porque en él morirían, pues, no tienen fe y carecen de Mi Gracia que todo lo puede, todo lo supera, todo lo transforma.

Es ahí, en el desierto y con María, que os purificó y os preparó para la batalla en que este mundo ya no será igual, pues todo será por Fe y en el Espíritu. Esto es Mi Resto Fiel: el que Me conoce en Verdad y permanece en la Verdad.

El Día de Mi Aviso al mundo una gracia muy especial gozarán, en el Espíritu, los que habéis bien respondido a Mi llamado y os habéis dejado conducir por PURA GRACIA DIVINA. Porque la gracia de Mi Espíritu es para el Espíritu no para la carne, ni para el cuerpo ni para los del mundo.

Esto sólo lo entienden las almas espirituales, las que dócilmente se han dejado conducir por Mí y puedo Yo seguir derramando Mis Regalos, Mi Amor, Mi Bendición y Mi Gracia.

Con esta misma gracia os santificáis haciendo Mi Obra, cumpliendo con la Bendita Misión que os confío.

Esta es la misma gracia que recibieron todos los que abrazaron el martirio, la gracia de los santos.

Os llamo a ser verdaderos guerreros, a vivir sólo con Mi gracia, para aumentar vuestra Fe y salir victoriosos en esta cruel batalla.

Por gracia reconocéis los signos de los tiempos, por gracia seguís las Santas Inspiraciones del Espíritu Santo, que os lo explica todo, y los del mundo no entienden.

Tenéis ya un Templo santo, espiritual que os instruye y alimenta vuestro espíritu.

Listo está ya Mi Pedro, Pedro que guiará la Iglesia que no se prostituyó, escuchadlo a él, vosotros que sois esa porción elegida, porque claro como predicó Pablo es así en este tiempo presente para vosotros.

Así es: para este tiempo presente hay un Resto según la elección de la Gracia, y ese Resto sois vosotros.

Os bendigo en el Nombre de Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.