La Voluntad Divina

 “Hágase tu voluntad como en el cielo así en la tierra” (Mt. 6, 10)

   Lo que da sentido al hombre, es venir a este mundo para cumplir la misión a la cual fue enviado. Esto es lo difícil para el hombre, ya que la voluntad Divina es contraria a la voluntad humana. Ésta última busca siempre lo más cómodo, los deseos naturales, carnales, placeres, la soberbia en la mente, Etc. Sin embargo, todos estos caminos humanos tienen como consecuencia un vacío interior, un sin razón de la vida, ansiedades, depresiones. Por lo contrario, la Divina voluntad da al ser humano su esencia, la finalidad por la cual existe y que le hace añorar los bienes celestiales.

Buscar la voluntad de Dios es un continuo intercambio de la voluntad humana por la voluntad Divina, y con esto se pretende restituir a la criatura humana la semejanza perdida por el pecado original. Es necesario en todo acto humano pedir al Señor que se haga su voluntad y no la nuestra, así como también es importante conceda la fortaleza necesaria para cumplirla. Es estar dispuesto a crucificar la humanidad de la persona, tomar la Cruz del Señor Jesús y seguirlo sin retrocesos y sin apegos a lo humano, es convertirse en un verdadero soldado de Jesús, el Cristo, Dios Hijo, Salvador.

   “…”La voluntad de nuestro Padre es “que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento pleno de la verdad” (1 Tm. 2, 3-4). Él “usa de paciencia, no queriendo que algunos perezcan” (2 P. 3, 9; cf. Mt. 18, 14). Su mandamiento que resume todos los demás y que nos dice toda su voluntad es que “nos amemos los unos a los otros como él nos ha amado” (Jn. 13, 34; cf. 1 Jn. 3; 4; Lc. 10, 25-37)…” (Catecismo de la Iglesia Católica, 2822)

Estamos viviendo los últimos tiempos, en donde el ser humano esta presto para muchas cosas, menos para buscar la voluntad de Dios en su vida, la gente está pendiente de la opinión de la sociedad, de los muchos negocios, de los entretenimientos, sin buscar la razón de su existencia. Es, por eso, que se palpa en todos lados el desmoronamiento social, moral, espiritual. Estamos ante una generación perversa que desprecia todo lo que se llame santo.

El hombre que quiera buscar la voluntad de Dios, debe humillarse y despreciar su humanidad, reconocerse como polvo, como una criatura necesitada del único y verdadero Dios que lo ha traído a este mundo para realizar actos Divinos, que no tienen caducidad, que son perpetuos. Es en la humildad donde se comienza a buscar la Divina voluntad.

Como modelo para cumplir la voluntad de Dios tenemos a la Santísima Virgen María, ya que en todo momento hizo la voluntad de Dios. Con el Fiat (Hágase) nos da la palabra con la cual debemos responder al llamado de Dios, dejando razonamientos y pensamientos humanos, abriendo el corazón al Señor con el hágase según tu voluntad.

 

4 Replies to “La Voluntad Divina”

  1. Que difícil es aceptar la voluntad de Dios en estos días. En una sociedad que se cree buena, que se cree sabia. En una sociedad que cree que lo único que importa es el individuo y la sociedad misma. En donde la tecnología ocupa el primer lugar en la lista de necesidades y, Dios, ni siquiera aparece en ella.

    Que difícil incluso para los “devotos”, que decimos que sí hacemos su voluntad, pero que siempre andamos tomando “las mejores decisiones” que nuestra inteligencia y nuestra experiencia nos sugieren.

    Ponerse en las manos de Dios y hacer su Divina Voluntad, es dejarse completamente en Él y no decidir por nosotros mismos. Extremadamente difícil ponerlo en práctica pero, cuando se hace, el resultado es exageradamente DIVINO.

    Dios bendiga al Padre JM y a todos los seguidores (de buena voluntad) de esta página

    1. La Divina Voluntad un gran tesoro que nos regalo el cielo por medio de la Sierva Luisa Picarreta, tambien dijo Fiat a NSJ como la Virgen a nuestro Dios.
      Jesus te amo ven Divina Voluntad a orar en mi luego ofrece esta oracion a ti como mia para darle al Padre todo lo que debemos darle todas las criaturas.Fiat Voluntas Tua…

  2. Gracias a la Virgen María podremos conseguirlo, ella es el camino más facil para llegar a Dios. Sólo tenemos que confiar en ella con la fuerza de la fe y un corazón humilde.

    “Totus Tuus ego sum et omnia mea tua sunt”,
    “Soy todo Tuyo y todo lo mío es Tuyo”.

    Es la formula que usaba Juan Pablo II del Santo San Luis María Grignon de Monfort.
    Gracias por tu articulo Edgar

Comments are closed.