1,095 días de gran oscurantismo en la fe



Nota: Los 1.095 días comenzaron el 26 de junio del 2017 y acabarán el 24 de junio del 2020. Ese día comenzará el 5º año profético, que se extenderá hasta el 24 de junio del 2021. (Los años proféticos comenzaron el 24 de junio del 2015. Estos años son 10 años de infortunio y de purificación final). Los tres primeros años, que acaban el 24 de junio del 2018, han sido años de constante zozobra, de depresión y de ansiedad, de violencia intrafamiliar y de suicidios, con una ataque frontal al matrimonio y a la familia, preparando los acontecimientos que ya llegan en la sociedad. Se cumplirá el Evangelio de San Mateo: «Y será predicado este Evangelio del Reino en todo el orbe, para que sirva de testimonio a todas las gentes. Y entonces vendrá el fin» (Mt 24, 14). El cisma se espera para este tiempo, varias naciones estarán en guerrra (se levantará raza contra raza), que iniciará la tercera guerra mundial, y, después, a partir del quinto año profético, el fin, que es el verdadero inicio de todo.


Ciudad de Pereira (Colombia)
Evento de Sanación y Reparación
26 de Junio de 2017

MENSAJE DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO

Amados hijos míos:

Por causa de la ignorancia con respecto a la Justicia Divina, se confunden muchos de mis hijos, desviándose así del camino de la Verdad.

Os habla Jesús de Nazaret.

Habéis entrado ya a los años del cisma, la herejía y la suma de la apostasía; Hijos míos la fe la recibió cada uno de vosotros como un regalo maravilloso de Mí Corazón Eucarístico, de donde brotan, como una fuente de Luz, cada uno de Los Sacramentos de mi Corazón Eucarístico.

De lo más profundo os hago un llamado urgente a meditar, en este tiempo de los gentiles, en las verdades medulares de vuestra fe, los Dogmas, que son fundamentos y columnas de la Iglesia.

Mis enemigos se han llenado de soberbia y claman llenos de furor en contra de los que es Sacro, y que ha sido siempre para Mi motivo de gran delicadeza y cuidado.

YO SOY EL QUE SOY y la Luz de Mi Eucarístico Corazón, os muestra el camino a la Verdad.

YO SOY EL QUE SOY: Camino, Verdad, y Yo Soy La Vida.

Tengo el Poder de dar la Vida, porque Mi Padre me ha dado ese privilegio; Yo doy la Vida Eterna, porque he recibido para darla continuamente a quien la quiera recibir.

Yo, Jesús, perfecciono el amor humano cuando vosotros abrís vuestro corazón; La fuente de la Divinidad procede de Mí, y la doy a los que son mansos y humildes de corazón, en los corazones que se abren a Mí y al Santo Espíritu, habita la santidad del Tercer Cielo, donde se une la Ciencia de Dios con el espacio de vuestro tiempo terrenal.

¡Oh, Amada humanidad!, Yo Soy, no temáis.

Guardad prudencia con vuestro testimonio de vida pero no calléis la Verdad, hablad de Mis Mensajes como advertencias Justas y Santas, sin quitarles las inmensas bondades de Mi Misericordia.

Yo Soy Justo, de ahí deriva Mi Justicia que muchos de mis hijos confunden con amenazas y castigos.

Sí, vendrá un gran castigo que culminará con la purificación.

Yo Soy Manso y Humilde de Corazón.

¡Oh, amada humanidad!

Pedidme con amor los tesoros inapreciables por parte del mundo, y Yo os daré la Mansedumbre y la Humildad.

Serán a partir de hoy 1,095 días de gran oscurantismo en la fe, como la prueba final para mi Remanente Fiel.

LA FE TIENE SU RAÍZ Y FUNDAMENTO PRINCIPAL EN MI CRUZ, MI SACRIFICIO; POR MI SANGRE PURIFIQUÉ ESTA TIERRA, PERO LOS IDOLATRAS Y HEREJES MODERNOS HAN AGREGADO DOCTRINAS AJENAS DONDE SE ENSALZA LA BONDAD DEL HOMBRE Y SE MINIMIZA LA BONDAD DE MI PADRE CELESTIAL.

Cuando supieron los fariseos y maestros de la ley y las autoridades religiosas en mi tiempo, que Yo realizaba y sigo realizando prodigios y milagros por El Poder del Dedo de Mí Padre, Vuestro Padre, mandaron espías para vigilarme, luego planearon Mí muerte; pero no creían en Mí Resurrección.

Yo Soy Jesús, Estoy Vivo y Gobierno con Poder desde El Trono y a mi lado está La Reina, mi Purísima Madre.

Viene un tiempo futuro inmediato que Mí verdadera Iglesia quedará sin Pastor, pero desde El Cielo la gobernaré, la gobernaré con celo, porque Yo Soy El Buen Pastor; El Buen Pastor da la vida por sus ovejas.

La consecuencia, los efectos de la perdida de la fe, serán muchos, con errores acerca de la verdadera doctrina de Mí Cruz, de Mí Espíritu, de Mí Evangelio.

Os ama vuestro Padre, venid a Mí los que estéis cansados por la carga y descansad en Mí, pequeño rebaño de mi Remanente Fiel.

Voy a instituir una Alianza Profética, poderosa, a través de Ella renovaré Mí Alianza y Mí promesa de una reducida humanidad que poseerá Cielos Nuevos y Tierra Nueva.

La impostura religiosa del anticristo ya ha llegado: Se acerca a vosotros el tiempo de la liberación total, esta tierra será cribada y purificada con fuego y agua. Os hablaré más acerca de esto.

Os bendice Mí Santa Madre, Bendigo de manera especial a Colombia, país que ama a Mí Santa Madre.

YO SOY JESÚS DE NAZARETH.

5 Replies to “1,095 días de gran oscurantismo en la fe”

  1. Padre ¿cómo puedo acceder a los mensajes dados a Conciglia? Entro a la página pero no los descarga. Dios le pague, le pido me bendiga, gracias.

  2. Padre, me han llamado la atención las siguientes palabras de este mensaje

    “ En los corazones que se abren a Mí y al Santo Espíritu, habita la santidad del Tercer Cielo, donde se une la Ciencia de Dios con el espacio de vuestro tiempo terrenal “.

    Por favor, ¿Puede hablarnos de este tercer Cielo, que también nombra San Pablo, y de los demás niveles del Cielo?
    Muchas gracias

    1. “En el principio, Dios creó los cielos y la tierra”.
      Los cielos son en plural, la tierra es en singular.
      Los cielos no es el Cielo, a donde se va si el alma se salva y santifica.
      Los cielos son las diferentes dimensiones, en donde están los ángeles, los demonios, las almas buenas y malas.
      Dios creó sus criaturas para habitar en una dimensión o cielo.
      Nosotros, por el pecado original, habitamos la dimensión tercera y cuarta, en la cual el hombre se inventa su espacio y tiempo. El espacio y tiempo no existe, pero por la manipulación del cerebro humano, el hombre mide su vida de acuerdo al espacio y tiempo al querer poner orden en todo lo que ve.
      El Paraíso fue creado en una dimensión superior a la que vivimos. No es lo mismo Paraiso que cielos y tierra.
      Las almas vienen de los cielos. Cada una está en el cielo o dimensión que le corresponde. Todas las almas fueron creadas por Dios al principio, cuando Dios creó los cielos. Y, cada una, después del pecado del Ángel (Lucifer), está en su cielo o dimensión, con los ángeles o demonios.
      La tierra posee puertas hacia estas dimensiones. Pero entra en cada una de ellas de grado en grado.
      La tierra perdió su Paraiso y se ha convertido en algo maldito, en una fetidez, en donde habita el demonio. Es el primer escalón del infierno. Ha sido degradada de su altura. Es un mundo que siente el aliento fétido del demonio. No se puede sentir la Presencia de Dios.
      Para estar en esa Presencia de Dios, el alma debe prepararse para entrar en la dimensión donde hay una puerta hacia Dios. Esa dimensión es el Tercer Cielo. En esa dimensión es posible pasar y salir. Se pasa a otras dimensiones y se sale a la dimensión tercera en donde estamos.
      La tierra, en este fin de los tiempos, va a entrar en una dimensión nueva. Va a dejar de ser el primer escalón del infierno, se va a despegar del espacio y tiempo, y va a vivir en otra dimensión. Tengan en cuenta que la tierra es un ser vivo, no un ser inteligente ni un ser sólo material. Y, por tanto, la fuerza de su vida está en su interior. De su interior proyecta su nueva vida. De la tierra nace una nueva tierra. De la tierra nacieron todos los planetas.
      Por eso, se espera los nuevos cielos y la nueva tierra. Los primeros cielos no sirven porque allí conviven buenos y malos. Pasando de una dimensión a otra hay criaturas que luchan en contra de Dios. Es necesario unos nuevos cielos, en donde no haya pecado, maldad. Estos nuevos cielos estarán separados por un abismo con el infierno, en donde estarán todos los malos que ahora habitan los diferentes cielos. Ese abismo significa que no hay puerta que comunica el infierno, que es una dimensión ínfima, con los cielos.

      Todas estas cosas las tienen en Conchiglia.
      Por supuesto, si no creen no hay manera que comprendan todo esto.
      Estas cosas no la van a encontrar en ninguna escuela teológica. Los teólogos desconocen todo esto. Ellos se han quedado obtusos en sus interpretaciones, anclados en sus soberbias. La nueva teología ya no se va a hacer mediante libros, sino que va a ser vivida y experimentada por cada alma.

Comments are closed.