Mensaje a Discípulo, 24 julio 2018

Mensaje de Nuestro Señor Jesucristo, recibido por Discípulo el 24 de julio de 2018

Amados hijos Míos…

Habéis entrado en el tiempo más difícil que se ha vivido desde el principio de la Humanidad. Y éste se extenderá y cubrirá muchas regiones del mundo en donde la fe parecerá haber desaparecido.

En donde muchos, habiéndose consumado la Traición por el Impostor, habrán dejado de creer en Mi, que Soy La Vida, que Soy la Paz, el Camino y la Verdad!

En esos momentos de confusión en el mundo, en esos momentos de dudas, nadie sabrá escoger el camino correcto ni andar por él.

Puesto que habiéndose abandonado a las prácticas de los paganos y de los pueblos idólatras, me habrán sacado muchos de su corazón. Y habré sido profanado y arrojado de Mis templos!

Los cuales se han sostenido a lo largo del tiempo de la historia, porque Mi Sagrada Presencia está ahí constantemente.

De tal forma, que puedan recibir de Mí, toda la fortaleza y la capacidad para que puedan resistir hasta el fin.

Pero habiendo abandonado el camino de la gracia, muchos abrasarán doctrinas perversas Y extrañas.

El Evangelio y mi Cruz será trastocado, cambiado, suplantado por un evangelio de comodidad, un evangelio mundano que no traerá ningún progreso espiritual. Sino que traerá la ruina sobre el mundo.

Cuando esté pronta a caer la Justicia de Mi Padre, sobre el mundo, en ese momento, realmente se conocerán los hijos de Dios. Y serán Mis hijos, todos aquellos, que han permanecido en la Verdad. Porque nada ni nadie fue capaz de desviaros de su fe.

Esta fe que se sostendrá para los últimos tiempos, será acrisolada mediante la tribulación y la purificación que ya está en medio de vosotros.

En cuanto se haya llevado a cabo la Herejía y se haya manifestado el Cisma, cuando se haya declarado la Apostasía Mayor, cuando muchos hayan abandonado el buen camino de las buenas obras, de la oración del sacrificio y la penitencia, entonces, estallará de improviso la Cólera justa y divina de Mi Padre! Que finalmente lo purificará todo instaurando un Reino Nuevo.

Esto es lo que llamais y conocéis como Cielos nuevos y Tierra nueva. Una época nueva en la historia de la Humanidad en la que todo mal será arrancado de raíz y todo pecado, toda falta, toda infidelidad, toda indolencia, toda imprudencia, toda indiferencia, toda frialdad será borrada por el Fuego Celestial que Mi Padre traerá al mundo a través de Mi Corazón Sagrado.

Serán traspasadas las almas, cada una de ellas con la luz de Mi Mirada, para que ante Mi Presencia veáis vuestros pecados, Veáis vuestras miserias.

Y recordad siempre estas palabras, porque no habéis permanecido fieles a Mi, porque no habéis fortalecido vuestra voluntad con la oración el ayuno y la penitencia.

El enemigo os arrancará lo poco que creen tener para sostenerse, y entrará a despojarlos de la gracia que Yo He depositado en sus almas, el vendrá a robarles la paz, el vendrá a crear confusión y división.

Desde los más altos cargos de la Iglesia se suscitará la división, la discusión, porque ha llegado la hora del gran cisma, la separación de la buena semilla y la paja de trigo, la cual será arrojada al fuego, puesto que no produjo ningún fruto en la vida espiritual.

Mis hijos: no abandonéis el camino de la Cruz y de la gracia cuando estas doctrinas perversas y extrañas sean anunciadas y sean conocidas en muchas partes del mundo, difundidas y llevadas por la boca de los falsos profetas, que en comunión con su príncipe, con su rey, habrán difamado y habrán distorsionado completamente la Verdad del Evangelio. Ya no les hablarán de Mi Cruz, ya no les hablarán del sacrificio, de la penitencia y ayuno; si no que os hablarán de una nueva forma de vida en la Tierra, que no requiere de sacrificios, compromisos.

Entonces, entendáis vosotros que habrá llegado el gran cisma en su parte final, y entonces será partida la Iglesia, Mi Iglesia, terriblemente en dos partes. Los que creen en Mí y los que Me siguen a Mí, los que siguen a Mis verdaderos profetas, y aquellos que siguen el falso profeta y que con su lengua perversa arroja maldad y veneno sobre todo el género humano.

Es la hora de la Apocalipsis, capítulo doce. Es la hora en que Mi Madre se manifestará el mundo como Aquella que ha sido coronada con la Corona de 12 estrellas, que representa a las 12 tribus de Israel, y la luna bajo sus pies, el resplandor del sol a su alrededor.

Nuestra Madre será llamada la triunfadora de todos los siglos, la vencedora de las fuerzas del mal. Ella, como buena madre, os indicará el camino para seguir de hoy en delante que vosotros debéis seguir. Ella os indicará a que profeta escuchar y a quien no escuchar. Ella les dirá también las verdades eternas de la fe, que nunca dejarán de ser, aunque muchos las hayan negado y se hayan apartado de ellas por propia voluntad y por propio conocimiento.

Este es el engaño más terrible y sutil de Satanás. Esta es la soberbia que envolverá muchos corazones para despreciar el verdadero mensaje de Mi Palabra, De Mi Evangelio.

Vosotros lleváis Mi Cruz cada día, también con vuestras propias tribulaciones y preocupaciones.

Esto es muy necesario, para que puedan entrar en el nuevo género y estilo de vida que esta Tierra tendrá, cuando sea purificada y sean purificados los países y aquellos que los gobiernan. Cuando sea desterrado el mal, cuando sea desterrado el odio, cuando sea desterrada la indiferencia, la indolencia y todo aquello que no permite que Mi Palabra arraigue en los corazones. Entonces, se habrá efectuado la parte final de este gran cisma.

Es necesario, así quiere Mi Padre, que así suceda, que así se lleve a efecto, para que se sepa quiénes son los verdaderos hijos de la luz y quiénes son los hijos de las tinieblas, los cuales desaparecerán y toda su descendencia de la faz de la Tierra, cuando aparezca Cielos Nuevos y Tierra Nueva, y empiece una nueva vida para este planeta .

Os amo, Mis hijos, con todo Mi Corazón.

Os pido en este mensaje, a toda la Humanidad, que permanezcáis atentos, alertas y vigilantes como el centinela esperando la luz de la aurora, como el guardia armado, atento a todo movimiento sospechoso, atento a toda noticia. Y estén preparados a todo aquello que está por suceder Y sepan que esta preparación viene sólo de Mi Espíritu, y que si estáis todavía en el mundo y en la carne y no entendéis las cosas del espíritu… ¿cómo entonces pretendéis entrar a Cielos nuevos y Tierra nueva si no aprendéis a discernir los signos de los tiempos?

Es el Espíritu Santo el que os va enseñar a vosotros, queridos hijos. Pedid mucho al Espíritu Santo divino de amor de gracia y paz, para que os dé fortaleza y les alumbre el entendimiento, y les haga tomar una decisión fuerte y firme en el momento en que se les pida a ustedes la razón de vuestra fe, el testimonio por el cual muchos de Mis hijos derramarán su sangre y darán su vida, por el Evangelio de Mi Cruz.

Esta Cruz los va a sostener a ustedes, esta Cruz que hoy vais a colocar, los va a sostener a ustedes y va a sostener a todos aquellos hijos Míos que no solamente lleven la Cruz como un símbolo externo, sino que la lleven en su corazón.

Esa Cruz gloriosa, que un día resplandecerá en el cielo llena de luz para determinar el tiempo del Aviso y de la Iluminación de las Conciencias.

Entonces, Me veréis ahí nuevamente… crucificado… Me veréis nuevamente sangrando de Mis manos… y de Mis pies… con Mi Corazón traspasado por la lanza del soldado…

Entonces… Yo contemplaré también vuestras almas y vosotros Me contemplareis también a Mi.

Y en esta fusión de nuestras miradas se realizará el Juicio de las Conciencias.

….Esto… está… muy Próximo queridos hijos…

…Si amada Humanidad, está muy próximo!

Entonces, no os desaniméis por las pruebas y dificultades, porque Yo todo lo permito. Pero doy una gracia muy especial para quien ha decidido permanecer fiel y no apartarse ni a la derecha ni a la izquierda. Aquel que vuela a Mi como un ave libre, vuela libre en el firmamento, así las almas que me aman vuelan sin ninguna cadena de opresión. Buscando la luz, encuentran la luz, porque la luz está reservada para las almas libres. En cambio las almas cautivas por Satanás, aquellas que han sido encadenadas, aquellas a las cuales se les ha impedido volar libremente, aquellas que se les ha inducido a entrar en una doctrina errónea, aquellas que se han dejado seducir por el espíritu de Mi enemigo, esas son las que Me duelen ahora en el alma, pensar en ellas, sentir por ellas…

Por esto, es que Yo os pido queridos hijos, que permanezcan constantemente en oración, que permanezcan constantemente atentos a las cosas que van a suceder, porque en el cielo habrá cambios en los elementos que lo conforman, en los astros, el sol, la luna y las estrellas y la conjunción de los planetas .

Está próxima la gran Guerra que llenará de luto los corazones, que pondrá un panorama obscuro en muchos lugares de la Tierra. Oren para que esta guerra no inicie en invierno, pues serían terribles sus efectos.

Doce naciones poderosas se han aliado. Y han decidido desterrarme de los templos de cada país, de cada nación. Han decidido perseguiros a vosotros para darles muerte, pero sepan que Yo os protejo, porque la hora de dar gloria y testimonio a Mi Nombre no ha llegado, pero se está aproximando muy rápidamente.

Entonces, amados hijos, toda esta preparación que ahora recibís en forma de sufrimiento y de tribulación, os hará más fuertes en la fe. Y no olviden que triunfará sólo el más valiente, aquel que tenga más fuerza de voluntad, triunfará aquel que de rodillas pase más tiempo frente a Mi Sagrada Presencia para fortalecer su voluntad su mente y su corazón.

Las montañas y los montes pronto se sacudirán. Un gran prodigio en el cielo será visible en todo el continente europeo.

En todo el mundo habrá una gran confusión, una pérdida de identidad, porque se han alejado de Mi Palabra, porque han buscado pastores que no son verdaderos pastores, porque ahora quien os guía universalmente, os guía con el espíritu del error, y os conduce a la mentira y a la muerte, a la sombra del olvido y a la condenación eterna.

No os dejéis seducir ni engañar, la única Verdad está en Mi Palabra, y los que son Míos la conocen en su corazón, porque Ella ha sido grabada con letras de oro, y nada ni nadie la borrará. Y permanecerá aún después de la muerte, y en esto darán testimonio de Mis obras, en esto darán testimonio de vuestra fe, así conoceréis que Yo existo y vivo para siempre. Soy y existo para siempre, pues Soy Dios, y fuera de Mí no podéis tener otros dioses.

Mi Padre es celoso de Su Gloria.

La gloria que Él reclama de Sus hijos ahora, servirá cómo testimonio para las naciones infieles y los que los gobiernan. Porque la masonería, porque la nueva era, porque tantas criaturas que no han conocido el amor de Mi Padre se han dejado seducir y engañar, y conducen por el camino del error a todos aquellos que se dejan conducir y seducir por ellos.

Yo, Juez, poseo únicamente La Verdad, y Mi Verdad se encuentra en la Cruz.

En la medida que cada uno de vosotros la aceptéis cada día, en la medida en que la llevéis con resignación, con silencio, sin quejaros, en esa medida, estarán libres de los ataques y las seducciones de Satán.

Os bendigo a perpetuidad con esta bendición a todos los sacerdotes que escuchen este mensaje. Y a todos Mis hijos en la Tierra, os desea Paz el Señor, Fuente de todo bien, de la gracia, de la Verdad!

Amén, amén, amén.