Mensaje de la Santísima Virgen María

Mensaje de Jesús


Amada Humanidad, Soy la Señora del Consuelo, del Buen Camino y de la Paz.

Yo Soy Vuestra Madre de la Rosa Mística.

Cuando se haya cumplido esta fecha, de la Fiesta de vuestro Padre Celestial, habrán sido entregadas las Tres Rosas de Mi Corazón.

A mis consagrados os dirijo este mensaje: Por todo el mundo, por toda la tierra, llegará el conocimiento profundo de las Cosas celestiales por medio de Mi Corazón Inmaculado.

A los ministros del altar y los pastores de la Iglesia les dirijo este mensaje de la cual Soy Madre.

Se verán sujetos a los Signos de los Tiempos para que enseñen con amor, prudencia y sabiduría las cosas que están sucediendo y que están por venir.

Ellos tienen ovejas a quién dirigirles Palabras de vida, pero cuando un sacerdote o un ministro del altar no ora, se contamina con el sentir y pensar del mundo. No transmite ni Gracia, ni Paz a los fieles que escuchan su palabra.

¡Yo Soy vuestra Madre de la Rosa Mística!

Y el día de la Fiesta de vuestro Padre Celestial, Día grande en todo el mundo, daré las tres Rosas de Mi Corazón.

Las tres Rosas Sagradas que conocéis, las cuales revelé a mi pequeña hija en Italia.

Rosa Mística de la pureza y la castidad, la Rosa Mística de la Sangre de Mi Hijo, la Rosa Mística de la Sabiduría del Espíritu Santo.

Mis hijos sacerdotes, Yo soy vuestra Madre y os abrazo para que obtengáis protección durante las pruebas y dificultades y estéis cubiertos con Mi manto, cuando vuestros enemigos, cuando los hijos de Satanás os persigan, para quitarles la vida.

Yo, como buena Madre, extenderé Mi Manto y Mi Mano y les daré órdenes a Mis ángeles para que os protejan. Pero vosotros tendréis que escuchar a la Madre y a Mi Corazón. Porque Yo soy la Madre de la Iglesia, la Madre del Consuelo, la Madre de la Paz, la Madre de la Sabiduría, la Madre de la Esperanza.

¡Yo soy la Madre de la Rosa Mística!

Así como Mi Hijo ha dicho que el mensaje ha de darse a conocer en todo el mundo inmediatamente, hasta los lugares donde pueda llegar por los medios que han de ser utilizados.

Yo bendigo esas manos y esas máquinas, y Yo bendigo todos esos instrumentos de la cibernética moderna, y al espacio cibernético lo bendigo, para que sea conocido este mensaje. Mensaje que también será llevado por los Ángeles a África y a todos los continentes, a cada país según el lenguaje de cada nación.

Y cada mensajero Mío lo conocerá en su corazón y lo tendrá que decir con seguridad.

Que esto es el regalo más grande de todos los siglos debido a que se acerca el tiempo de la Justicia Divina.

Los sacerdotes y ministros del altar tienen que tener muy claro, en su corazón, que la herejía, el cisma y la apostasía han cobrado gran terreno entre las almas de la gente sencilla y los corazones que creen sin dudar en su corazón, que el misterio sagrado de la eucaristía se realiza cada día, no es cada semana, ni cada mes, ni cada año.

Entonces, a partir de esa fecha en que sea entronizado el Corazón de Mi Padre Celestial, vuestro Padre, también se establecerá el año sabático y el pueblo de Israel tendrá su última Pascua judía.

Ellos están organizando una guerra encarnecida, terriblemente cruel y mala, que abrazará a muchas naciones de Europa. Y el comunismo se habrá extendido, de tal manera, que abrazará con sus brazos siniestros a toda la Tierra.

Huid del comunismo ateo, huid de las prácticas paganas de la idolatría. Mis sacerdotes, donde quiera que vayan, deben decir esto al Remanente Fiel, porque los que son del mundo ya no los querrán escuchar, porque Mi Padre va a permitir en el mundo, que actúe el poder de la mentira, para que los que estén designados a la perdición, a través del error y de la herejía, se confundan más. Porque no me han buscado a Mí, que Soy la Madre de la Esperanza y la Madre de la Fe, la Madre de la Iglesia.

Y aunque no me buscasen, Yo voy tras ellos atrás de cada sacerdote, atrás de cada consagrado, atrás de cada consagrada con el mensaje de Mi Corazón Inmaculado.

El Reino habrá sido entregado por Mi Hijo Jesucristo de la Mano de Mi Padre y se cumplirá, poco a poco, la profecía de Mateo 24. Entonces, las Naciones y todos sus habitantes, y los que las dirigen, verán que traspasaron la hora de la Justicia de Dios, porque el reloj no da marcha atrás en sus manecillas.

El Señor no tendrá misericordia con aquellos que lo han despreciado, con aquellos que lo han injuriado, con aquellos que se han olvidado de Sus leyes, con aquellos que son falsos pastores que buscando un puesto dentro de la Iglesia, qué llenándose de cosas materiales, prefirieron el mal y la vanidad del mundo y la riqueza del mundo, antes de servir a una Iglesia pobre, como la de Mi pequeño Francisco de Asís.

Petrus tendrá el Espíritu, y Yo estaré con él, porque él será la Roca. Roca firme, la Roca firme, no hay otra roca firme. No hay otro gobierno, ahora, dentro de la Iglesia en el mundo más que el gobierno que se le concede, aun en forma espiritual, a Mi hijo amado, Benedicto XVI. Del cual ha dicho Mi Señor, vuestro Padre Celestial:¡ … estarás conmigo en la Gloria del Paraíso… porque tu tiempo se ha cumplido en la Tierra!

En este año fallecerán muchos profetas, y los pocos que queden serán envueltos en el Silencio de Dios.

¡¡¡Porque Él…. ….. no hablará más!!!

¡¡¡….Ya ha sido dicho todo!!!

Pero Oh… Mi Pequeño Rebaño y Remanente Fiel, anheléis de corazón la presencia de vuestro pastor, porque Mi Iglesia, de la cual Soy Madre ha despreciado el Mensaje de la Cruz. Y se ha llenado de vanidad, y han llenado sus corazones de soberbia. Los que tienen el conocimiento lo aplican para su propio provecho. No les interesa Mi Pueblo, que muere de sed y muere de hambre.

De sed del Dios Vivo, del Agua de la Palabra proclamada por medio del Espíritu Santo, que viene ahora a cubrir todos los espacios de la Tierra, del Universo.

Esta es la Gracia y la Misericordia y la Justicia y la Paz, de la que habla la Sagrada Escritura, que se han encontrado, se han abrazado, se han unido. Así estará el Corazón de Mis hijos con los pastores del Remanente Fiel.

Será el momento de la prueba y de la tribulación en la que Mis Ángeles y los Santos protegerán al Remanente Fiel, y protegerán a todo el ejército de consagrados, que ya se ha empezado a levantar, y que dentro de 7 sábados, contando este sábado, será apartada la iglesia herética llena de porquerías, llena de satanismo, llena de cultos idolátricos, llena de paganismo, llena de conformismo. Esa iglesia herética hace que Mi Corazón siga sufriendo, pero también hace al mismo tiempo que la Rosa Mística de Mi Corazón derrame Sabiduría y Gracia por todo el mundo.

Y esto, lo entenderán las almas que han seguido Mis pasos, Mis huellas en todo país en donde Me He aparecido en la Tierra.

¡Mi pequeño pedacito de Mi Corazón, hoy empiezas el camino en la segunda parte de tu misión!

¡Los que son del mundo no te escucharán!

Los que son de la Madre, los que Ella ha entronizado en Su Corazón, la Presencia viva de vuestro Padre Celestial conocerán la Verdad y la Verdad los hará libres.

¡Y podrán ir a donde quiera que quieran! ¡Irán con libertad y poder. Hablarán con el fuego del Espíritu en sus labios!

¡Se quemarán los corazones con los profetas de fuego cuando levanten en lo alto de las montañas su voz!

Y esta voz no será convertida en un eco que resuena y vuelva a lugar donde se ha emitido, sino que se quede en los corazones, porque es Palabra de Vida y es eficaz!

¡Es la Palabra de Mi Hijo Jesucristo!

Él va a tocar los labios de los consagrados y los corazones, y también los va a purificar con la espada de fuego, los va a santificar y a purificar con la espada de la pureza y la castidad.

Porque vivirán para Él.

Porque vivirán conscientes de la realidad que se presenta, cuando sea instaurado en este mundo el Reino de Justicia y de Paz.

Esa es la buena semilla que Vuestro Padre sembró en la tierra de vuestros corazones para que den fruto. Esa es la mayor Gloria que se le dará a su Nombre y a Mi Hijo Jesucristo.

¡Seáis benditos!

¡Yo soy vuestra Madre del Buen Consuelo, Reina de todas las Naciones y de los Pueblos!

Yo soy la Madre de la Nueva Estirpe, de la Nueva Iglesia, Yo soy María Santificadora de todos los Pueblos.

Tenéis la bendición de San José, tenéis la bendición del Niño Jesús, de San Francisco de Asis y de Padre Pio, que están aquí Conmigo.

Tenéis la bendición de San Miguel, San Rafael y San Gabriel Arcángel. Estos tres Arcángeles protegen al Remanente Fiel y a mí Pedro!

¡Y aquí están Conmigo, y os desean gracia y paz!

Aquí está San Pablo, aquí está San Pedro, aquí está Elías, aquí está Enoch, y os desean gracia y paz!

Mi Corazón y todos los ángeles del cielo os saludan y os bendicen y os mandan: Paz, amén!

¡Amén amén amén!

¡Ave María Purísima sin pecado concebida!

¡Ave María Purísima sin pecado concebida!

¡Ave María Purísima sin pecado concebida!

Mensaje de San Pablo

2 Replies to “Mensaje de la Santísima Virgen María”

  1. Padre el mensaje nos habla de un acto de contriccion perfecto. Podría facilitar algunas de estas oraciones como guía para ese día. Muchas gracias

    1. El acto de contrición perfecto es un acto interior, en donde se escucha la Voz de Dios. Es verse, en Dios, lo que uno es, es decir, su nada, su miseria, su pecado. No se hace con palabras, ni con un lenguaje, ni con la mente. Se hace con el corazón. Es necesario no usar guías humanas ni racionales. No se queden en su cajita mental. Porque ninguna idea racional les puede llevar al interior del corazón en donde se escucha a Dios. Sólo la persona espiritual es capaz de este acto de contrición interior. Los demás se acomodan a una fórmula y la recitan creyendo que han hecho un acto de contrición interior. En ese acto Dios perdona todos los pecados que el alma tenga en ese momento. Tienen la Gracia y el Espíritu para hacer ese acto interior. Úsenlos. Sean espirituales, no cerebrales.

Comments are closed.