10 febrero

Santa Escolástica, Virgen

En Monte-Casino, santa Escolástica, Virgen, hermana de san Benito Abad; cuya alma vio el Santo, en forma de paloma, salir del cuerpo y volar al cielo.

Santa Escolástica iba cada año a visitar a su ilustre hermano San Benito. Éste, no tolerando que una mujer entrase en su monasterio, la recibía en una casa cercana al Monte Cassino. En su última visita, rogó a su hermano prolongase hasta el día siguiente su piadosa conversación. Habiéndole respondido el santo que no podía pasar la noche fuera de su claustro, apoyó Escolástica su cabeza en la mesa, prorrumpiendo en lágrimas, y de inmediato Dios envió una violenta tempestad, para impedir a Benito el regreso a su monasterio. Tres días después, vio el santo el alma de su hermana subir al cielo en forma de paloma.

Oración: Oh Dios, que para mostrar la inocencia de Escolástica, vuestra virgen, hicisteis subir su alma al cielo en forma de paloma, concedednos por sus méritos y oraciones que vivamos una vida tan pura, que merezcamos llegar a las alegrías eternas. Por J. C. N. S.

En Roma, los santos Mártires Zótico, Ireneo, Jacinto y Amancio.

Allí mismo, en la vía Lavicana, diez santos soldados Mártires.

También en Roma, en la vía Apia, santa Sotera, Virgen y Mártir, que, según escribe san Ambrosio, siendo de noble linaje, menospreció por Cristo los Consulados y Prefecturas de sus padres; y por no ofrecer sacrificios, como le ordenaban, fue cruel y prolongadamente abofeteada, y superados también otros géneros de tormentos, por último, pasada a cuchillo; voló alegre al celestial Esposo.

En Campania, san Silvano, Obispo y Confesor.

En el Establo de Rodas, territorio de Siena, san Guillermo, Ermitaño.

En una aldea de Ruán, santa Austreberta, Virgen, célebre en milagros.

Y en otras partes, otros muchos santos Mártires y Confesores, y santas Vírgenes.

R. Deo Gratias.