10 noviembre

San Andrés Avelino, Presbítero y confesor de la Fe

«Creced en la gracia y en el conocimiento de Nuestro Señor Jesucristo» (2 Pedro 3, 18).

En Nápoles de Campania, el tránsito de san Andrés Avelino, Clérigo Regular y Confesor, muy célebre en santidad y en celo de la salvación de las almas; al cual, ilustre en milagros, el Papa Clemente XI puso en el catalogo de los Santos. n. 1521 en Castronuovo, Sicilia; † 10 de noviembre de 1608 en Nápoles, Italia.

Patrono de quienes han sufrido accidentes cerebrovasculares (ACV); quienes padecen de apoplejía.

Protector contra los accidentes cerebrovasculares (ACV); apoplejía; muerte repentina.

San Andrés, clérigo napolitano y doctor en derecho, agregó a los votos ordinarios, al entrar en los teatinos, el voto de combatir siempre su voluntad y el de tender a la más alta perfección. Al saber que había sido asesinado uno de sus sobrinos, solicitó insistentemente se perdonase al matador. Toda su vida estuvo consagrada a la oración, a la predicación y a la dirección de almas. Llegado a la edad de 87 años, un día al comenzar a celebrar la misa, cayó afectado mortalmente de apoplejía después de haber repetido por tres veces: Me acercaré al altar del Señor. Fue en 1608.

Oración: Oh Dios, que, por el voto heroico de adelantar todos los días en la virtud, habéis dispuesto el corazón del bienaventurado Andrés, vuestro confesor, a admirables elevaciones hacia Vos, concedednos, en consideración a sus méritos e intercesión, que participemos de la misma gracia, a fin de que, tendiendo siempre a la más perfecta, alcancemos felizmente la cumbre de vuestra gloria. Por J. C. N. S.

El mismo día, el triunfo de los santos Mártires Trifón, Respicio y Ninfa, Virgen.

En Roma, el tránsito de san León I, Papa, Confesor y Doctor de la Iglesia, que por el relevante mérito de sus virtudes es llamado el Grande. En su tiempo se celebró el santo Concilio de Calcedonia, donde él mismo por sus legados condenó a Eutiques, y después con su autoridad confirmó los decretos de aquel Concilio. Por fin, habiendo ordenado muchas cosas y dejado excelentes escritos, cual buen Pastor, muy benemérito de la santa Iglesia de Dios y de todo el rebaño del Señor, descansó en paz. Su fiesta se celebra el 11 de Abril.

En Iconio de Licaonia, las santas mujeres Trifena y Trifosa, las cuales, con la predicación de san Pablo y el ejemplo de santa Tecla, adelantaron muchísimo en la perfección Cristiana.

En Antioquía, los santos Demetrio, Obispo, Aniano, Diácono, Eustosio y otros veinte Mártires.

En la diócesis de Agde, en Francia, los santos Mártires Tiberio, Modesto y Florencia, que en tiempo de Diocleciano, al cabo de varios tormentos, consumaron el martirio.

En Ravena, san Probo, Obispo, ilustre en milagros.

En Orleáns de Francia, san Monitor, Obispo y Confesor.

En Inglaterra, san Justo, Obispo, que, enviado por san Gregorio Papa a aquella isla en compañía de Agustín, Melito y otros a predicar el Evangelio, allí, célebre en santidad, descansó en el Señor.

En Melún de Francia, san León, Confesor.

En la isla de Paros, santa Teoctiste, Virgen.

Y en otras partes, otros muchos santos Mártires y Confesores, y santas Vírgenes.

R. Deo Gratias.