14 mayo

San Bonifacio, Mártir

En Tarso de Cilicia, el triunfo de san Bonifacio, Mártir, que padeció imperando Diocleciano y Maximiano; su cuerpo trasladado después a Roma fue sepultado en la vía Latina.

En Francia, san Poncio, Mártir, que, después de convertir a la fe de Cristo, con su predicación y celo, a los dos Césares Filipos, en el imperio de Valeriano y Galieno, consiguió la palma del martirio.

En Siria, los santos Mártires Víctor y Corona, en tiempo del Emperador Antonino: a Víctor atormentó el Juez Sebastián con diferentes y horrorosos suplicios; Corona, mujer de un soldado, como, maravillada de la constancia con que el Mártir sufría, lo aclamase por santo, vio dos coronas que bajaban del cielo, destinadas, una para Víctor y otra para ella misma; y como diese de ello público testimonio, la partieron entre dos árboles, y a Víctor cortaron la cabeza.

En Cerdeña, las santas Mártires Justa, Justina y Henedina.

En Ferento de Toscana, san Bonifacio, Obispo; el cual, según refiere san Gregorio Papa, resplandeció desde niño en santidad y milagros.

En la aldea de Betarran, diócesis de Bayona, san Miguel Garicoïts, Confesor, Fundador de la Congregación de Sacerdotes Misioneros del Sagrado Corazón de Jesús, insigne por el celo apostólico, al cual el Papa Pío XII puso en el catálogo de los Santos.

En Niza, al pie de los Alpes, santa María Dominica Mazzarello, Cofundadora del Instituto de María Auxiliadora, la cual, preclara por la humildad, prudencia y caridad, fue puesta por el Papa Pío XII en el catálogo de las santas Vírgenes.

Y en otras partes, otros muchos santos Mártires y Confesores, y santas Vírgenes.

R. Deo Gratias.