16 junio

Santos Áureo, Justina y otros, Martires

En Maguncia, el suplicio de los santos Áureo, Obispo, y Justina, su hermana, y de otros Mártires, los cuales, mientras celebraban en la Iglesia los divinos misterios, fueron atrozmente muertos por los Hunnos, que devastaban la Germania.

En Besanzón de Francia, los santos Mártires Ferréolo, Presbítero, y Ferrución, Diácono; los cuales, enviados por el Obispo san Ireneo a predicar la palabra de Dios, después, por orden del Juez Claudio, atormentados con diversos suplicios, fueron pasados a cuchillo.

En Tarso de Cilicia, los santos Mártires Quirico y Julita, su madre, en el imperio de Diocleciano. Quirico, niño de tres años, que lloraba inconsolable a su madre, bárbaramente azotada con nervios de buey ante el Presidente Alejandro, murió estrellado contra las gradas del tribunal; Julita, después de duros azotes y crueles tormentos, acabó el curso de su martirio decapitada.

En Amatonte de Chipre, san Ticón, Obispo, en tiempo de Teodosio el Menor.

El Lyon de Francia, la dichosa muerte de san Aureliano, Obispo de Arlés.

En Nantes de la Bretaña Menor, san Similiano, Obispo y Confesor.

En Meisen de Germania, san Benón, Obispo.

En el monasterio de Aquiria, en Brabante, Santa Lutgarda, Virgen.

Y en otras partes, otros muchos santos Mártires y Confesores, y santas Vírgenes.

R. Deo Gratias.