16 noviembre

Santa Gertrudis, Virgen

En Heldelf de Sajonia, el tránsito de santa Gertrudis, Virgen, de la Orden de san Benito, esclarecida con el don de revelaciones.

En 1258, las religiosas de Rossdorf, entre las que se encontraba santa Matilde, se trasladaron a un monasterio de Helfta, en Sajonia, de donde era originaria la noble familia de los Hackeborn; allí fue abadesa Gertrudis von Hackeborn, hermana de santa Matilde, y que no debe ser confundida con nuestra santa de hoy, que no fue abadesa. Tres años más tarde de la fundación, santa Gertrudis, que entonces tenía cinco, fue enviada a educarse con las religiosas. Nada sabemos acerca de sus padres ni del sitio en que nació. La superiora la confió al cuidado de santa Matilde y, pronto, las dos santas empezaron a unirse con los lazos del afecto. Gertrudis, que era muy atractiva e inteligente, llegó a ser una buena latinista. Con el tiempo, tomó el hábito en ese convento, del que probablemente no había salido desde la niñez…

Oración: Oh Dios, que hiciste del corazón de tu virgen santa Gertrudis una gozosa morada para ti, por su oración y sus méritos, ilumina las tinieblas de nuestro corazón y concédenos experimentar con alegría tu presencia y acción entre nosotros. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos. Amén.

En Edimburgo de Escocia, el tránsito de santa Margarita, Viuda, Reina de Escocia, célebre por su caridad con los pobres y por su voluntaria pobreza. Su fiesta se celebra el 10 de Junio.

En África, los santos Mártires Rufino, Marcos, Valerio y sus Compañeros.

El mismo día, los santos Mártires Elpidio, Marcelo, Eustoquio y Compañeros; Elpidio, que era del orden Senatorio, y en presencia de Juliano Apóstata había confesado a Cristo con invencible constancia, atado primero, a una con sus Compañeros, a unos caballos indómitos y arrastrado, y luego arrojado a la hoguera, consumó un glorioso martirio.

En Lyon de Francia, el triunfo de san Euquerio, Obispo y Confesor, varón de admirable fe y doctrina, el cual, siendo del nobilísimo orden de los Senadores, se hizo religioso en el hábito y en la vida, y encerrándose espontáneamente en la estrechez de una cueva, sirvió mucho tiempo a Cristo en oraciones y ayunos; después, por revelación de un Ángel, fue solemnemente promovido a la Cátedra pontifical de aquella ciudad.

En Padua, san Fidencio, Obispo.

En Cantórbery de Inglaterra, san Edmundo, Obispo y Confesor, el cual, por la defensa de los derechos de su Iglesia desterrado a Provins, pueblo de Sens, murió allí santísimamente, y fue canonizado por el Papa Inocencio IV.

El mismo día, la dichosa muerte de san Otmaro, Abad.

Y en otras partes, otros muchos santos Mártires y Confesores, y santas Vírgenes.

R. Deo Gratias.