18 junio

San Efrén, Diácono, confesor y Doctor de la Iglesia

En Edesa de Mesopotamia, san Efrén, Diácono de Edesa y Confesor; el cual, después de arrostrados muchos trabajos por la fe de Cristo, ilustre en santidad y doctrina, en el Imperio de Valente, descansó en el Señor. El Papa Benedicto XV le declaró Doctor de la Iglesia universal.

En Roma, en la vía Ardeatina, el tránsito de los santos Mártires Marco y Marceliano, hermanos, a quienes, en la persecución de Diocleciano, presos por el Juez Fabiano y atados a un tronco, clavaron los pies con clavos agudos; y como no cesasen de alabar a Cristo, les atravesaron con lanzas los costados, y con la gloria del martirio pasaron al reino celestial.

En Padua, San Gregorio Barbariego, de Venecia, Cardenal, que fue primero Obispo de Bérgamo y después de Padua, al cual, ilustre por la admirable gloria de sus virtudes y por su sabiduría pastoral, el Papa Juan XXIII adornó con la corona de los Santos. Su fiesta se celebra el día de ayer.

En Málaga de España, los santos Mártires Ciríaco y Paula,Virgen, que fueron apedreados y entre las piedras dieron sus almas al cielo.

En Trípoli de Fenicia, san Leoncio, soldado, el cual, en tiempo del Presidente Adriano, junto con el Tribuno Ipacio y Teodulo, a quienes hizo cristianos, al cabo de acerbos tormentos, alcanzó la palma del martirio.

El mismo día, san Eterio, Mártir, el cual en la persecución de Diocleciano, después de sufrir el fuego y otros suplicios, fue muerto con la espada.

En Alejandría, el suplicio de santa Marina, Virgen.

En Burdeos, san Amando, Obispo y Confesor.

En Sacca de Sicilia, san Calógero, Ermitaño, cuya santidad resplandece principalmente en librar energúmenos.

En Schönau de Alemania, santa Isabel, Virgen, célebre por la observancia de la vida monástica.

Y en otras partes, otros muchos santos Mártires y Confesores, y santas Vírgenes.

R. Deo Gratias.