23 julio

San Apolinar, Obispo y Mártir

En Ravena, el triunfo de san Apolinar, Obispo, el cual, ordenado en Roma por el Apóstol san Pedro y enviado a Ravena, padeció por la fe de Cristo muchos y diversos tormentos; después, predicando el Evangelio en la Emilia, apartó muchas gentes del culto de los ídolos; por fin, vuelto a Ravena, en tiempo del César Vespasiano, consumó un glorioso martirio. n. en Antioquía; † hacia el año 79 en Ravena, Italia.

Protector contra la epilepsia y la gota.

San Apolinario fue consagrado obispo por San Pedro, cuyo discípulo era, y enviado a Ravena para predicar allí el Evangelio. Sanó a muchos enfermos y convirtió a gran número de paganos. El demonio excitó contra él a los sacerdotes de los ídolos, que lo hicieron echar de la ciudad. Volvió a Ravena y ocultose en ella durante largo tiempo, menos por evitar el martirio que para instruir a sus neófitos y confirmarlos en la fe.

Oración: Oh Dios, remunerador de las almas fieles, que habéis consagrado este día por el martirio del bienaventurado Apolinario, vuestro pontífice, haced, os lo imploramos, que la intercesión de aquél cuya solemnidad celebramos, nos obtenga el perdón de nuestras faltas. Por J. C. N. S.

En Mans de Francia, san Liborio, Obispo y Confesor.

En Roma, el tránsito, de santa Brígida, Viuda, la cuál, después de muchas peregrinaciones hechas a los Santos Lugares, inspirada del divino Espíritu, descansó. Su fiesta se celebra el día 8 de Octubre.

Allí mismo, san Rásifo, Mártir.

También en Roma, el suplicio de santa Primitiva, Virgen y Mártir.

Igualmente, los santos Mártires Apolonio y Eugenio.

El mismo día, el triunfo de los santos Mártires Trófimo y Teófilo, los cuales, en tiempo del Emperador Diocleciano, apedreados, echados en el fuego, y, al fin, cortada la cabeza, fueron coronados del martirio.

En Bulgaria, muchísimos santos Mártires, a quienes el impío Emperador Nicéforo, que asolaba las Iglesias de Dios, quitó la vida con diversos géneros de muerte: con la espada, y en la horca, con saetas, larga prisión y hambre.

En Roma, las santas Vírgenes Rómula, Redenta y Erundina, de quienes escribe san Gregorio Papa.

Y en otras partes, otros muchos santos Mártires y Confesores, y santas Vírgenes.

R. Deo Gratias.