24 diciembre

Vigilia de Navidad

La Vigilia de la Natividad de nuestro Señor Jesucristo.

Die 25 Decembris. Octavo Kalendas Januarii. Anno a creatione mundi, quando in principio Deus creavit caelum et terram, quinquies millesimo centesimo nonagesimo nono; a diluvio autem, anno bis millesimo nongentesimo quinquagesimo septimo; a nativitate Abrahae, anno bis millesimo quintodecimo; a Moyse et egressu populi Israel de Ægypto, anno millesimo quingentesimo decimo; ab unctione David in Regem, anno millesimo trigesimo secundo; Hebdomada sexagesima quinta, juxta Danielis prophetiam; Olympiade centesima nonagesima quarta; ab urbe Roma condita, anno septingentesimo quinquagesimo secundo; anno Imperii Octaviani Augusti quadragesimo secundo, toto Orbe in pace composito, sexta mundi aetate, Jesus Christus, aeternus Deus aeternique Patris Filius, mundum volens adventu suo piissimo consecrare, de Spiritu Sancto conceptus, novemque post conceptionem decursis mensibus (Hic vox elevatur, et omnes genua flectunt) ,”in Bethlehem Judae nascitur ex Maria Virgine factus Homo” .Nativitas Domini nostri Jesu Christi secundum carnem.

En Cracovia de Polonia, el tránsito de san Juan Cancio, Presbítero y Confesor, al cual, ilustre en doctrina, en celo de propagar la fe, en virtudes y milagros, puso en el catálogo de los Santos el Sumo Pontífice Clemente XIII. Pero su fiesta se celebra el 20 de Octubre.

En Espoleto, san Gregorio, Presbítero y Mártir, que, en los tiempos de los Emperadores Diocleciano y Maximiano, primeramente azotado con varas nudosas, y después de sufrir el tormento de las parrillas y la cárcel, ser herido en las rodillas con cardos de hierro y quemado con hachas encendidas en los costados, por último fue degollado.

En Trípoli de Fenicia, los santos Mártires Luciano, Metrobio, Pablo, Cenobio, Teótimo y Druso.

En Nicomedia, san Eutimio, Mártir, el cual, en la persecución de Diocleciano, habiendo enviado a muchos al martirio, él también, pasado a cuchillo, los siguió a la corona.

En Antioquía, el triunfo de cuarenta santas Vírgenes, las cuales, en la persecución de Decio, con diversos tormentos consumaron el martirio.

En Burdeos, san Delfín, Obispo, que en tiempo de Teodosio resplandeció en santidad.

En Roma, el tránsito de santa Tarsila, Virgen, tía paterna de san Gregorio Papa, de la cual atestigua este Santo, que a la hora de su muerte vio a Jesús que venía a recibir su alma.

En Tréveris, santa Irmina, Virgen, hija del Rey Dagoberto.

Y en otras partes, otros muchos santos Mártires y Confesores, y santas Vírgenes.

R. Deo Gratias.