27 septiembre

Santos Cosme y Damián, Mártires

«Curad enfermos, resucitad muertos, limpiad leprosos, lanzad demonios, dad gratuitamente lo que gratuitamente habéis recibido» (Mateo 10, 8).

En Egea, el triunfo de los santos Mártires Cosme y Damián, hermanos, que en la persecución de Diocleciano, habiendo sufrido por divina virtud muchos tormentos, prisiones y cárceles, ser echados en el mar y en el fuego, y ser crucificados, apedreados y asaeteados, fueron decapitados. Dícese que con ellos padecieron también el martirio tres hermanos suyos: Antimo, Leoncio y Euprepio. † decapitados hacia el año 303.

Patronos de farmacéuticos; médicos; cirujanos; quienes trabajan en química; personas ciegas; peluqueros. Protector contra pestes y hernias.

Los dos hermanos, Cosme y Damián, originarios de Arabia, fielmente observaron este consejo divino. Médicos, cuidaban gratuitamente a los enfermos, y su fe, mucho más aun que su ciencia, obraba curaciones maravillosas, espirituales y corporales. Cuando estalló la persecución de Diocleciano, fue imposible para hombres tan eminentes y distinguidos escapar a las investigaciones. Fueron detenidos por orden de Lisias, gobernador de Cilicia y, después de diversos tormentos, fueron decapitados en el año 303.

Oración: Haced, os lo suplicamos, Dios omnipotente, que honrando el nacimiento al cielo de vuestros santos mártires Cosme y Damián, nos veamos libres por su intercesión de todos los males que nos amenazan. Por J. C. N. S.

En París, el tránsito de san Vicente de Paúl, Presbítero y Confesor, Fundador de la Congregación de Presbíteros de la Misión y de las Hijas de la Caridad; varón apostólico y padre de los pobres, a quien el Papa León XIII constituyó celestial Patrono de todas las Asociaciones de Caridad existentes en todo el mundo y que de algún modo proceden del santo. Su fiesta se celebra el día 19 de Julio.

En Biblos de Fenicia, san Marcos, Obispo, que también es llamado Juan por san Lucas. Fue hijo de aquella santa María de quien se hace mención el 29 de Junio.

En Milán, san Cayo, Obispo, que fue discípulo de san Bernabé Apóstol y después de haber padecido mucho en la persecución de Nerón, descansó en paz.

En Roma, santa Epícaris, señora Senatoria, la cual, en la misma persecución de Diocleciano, después de herida con plomadas, fue pasada a cuchillo.

En Todi de Umbría, los santos mártires Fidencio y Terencio, en tiempo del mismo Diocleciano.

En Córdoba de España, los santos Mártires Adolfo y Juan, hermanos, los cuales, en la persecución Arábiga, fueron coronados por Cristo. Con el ejemplo de ambos animada su hermana, la Virgen santa Áurea, reducida a la fe, padeció también ella esforzadamente el martirio a 19 de Julio.

En Sión de Francia, san Florentino, Mártir, que, juntamente con san Hilario, después de cortada la lengua, fue degollado.

En Ravena, san Aderito, Obispo y Confesor.

En París, san Elceario, Conde.

En Henao, santa Hiltrudis, Virgen.

Y en otras partes, otros muchos santos Mártires y Confesores, y santas Vírgenes.

R. Deo Gratias.