7 diciembre

San Ambrosio, Obispo, Confesor de la Fe y Doctor de la S.M. Iglesia

«Considera bien el ministerio que has recibido en nombre del Señor, a fin de cumplir todos sus deberes» (Colosenses 4, 17).

San Ambrosio, Obispo, Confesor y Doctor de la Iglesia, el cual durmió en el Señor a 4 de Abril, pero su fiesta principal se celebra en este día, cuando entró a gobernar la Iglesia de Milán. n. hacia el año 340 en Tréveris, Galia; † 4 de abril (Sábado Santo) del año 397 en Milán, Italia.

Patrono de fabricantes de velas; abejas; apicultores; cereros; animales domésticos; aprendizaje; escolares; estudiantes.

A la muerte de Aujencio, obispo herético de Milán, católicos y arrianos estaban a punto de llegar a las manos en la iglesia con motivo de su sucesor, cuando Ambrosio, gobernador de la ciudad, se trasladó a ella para apaciguar los ánimos. Un niño exclamó entonces por tres veces: ¡Ambrosio obispo! y toda la concurrencia súbitamente lo aclamó. Nacido en las Galias hacia el año 340, Ambrosio tenía entonces 34 años y sólo era catecúmeno. Ilustre por su nacimiento, llegó a serlo mucho más por sus virtudes, su ciencia y su caridad. Contribuyó poderosamente a la conversión de San Agustín. Después de la masacre de Tesalónica, negó al emperador Teodosio la entrada a la iglesia, hasta que hubo hecho penitencia. Murió en el año 397.

Oración: Oh Dios, que habéis instruido a vuestro pueblo acerca de la salvación eterna por ministerio del bienaventurado Ambrosio, dignaos hacer que, después de haberlo tenido en la tierra como doctor y guía, lo tengamos como intercesor en el cielo. Por J. C. N. S.

En Roma, san Eutiquiano, Papa, que con sus propias manos enterró en diversos lugares, trescientos cuarenta y dos mártires, a los cuales asociado después también él, bajo el imperio de Numeriano, fue coronado del martirio y sepultado en el cementerio de Calixto.

En Alejandría, el triunfo de san Agatón, militar, contra el cual, en la persecución de Decio, por haber impedido a unas personas que pretendían ultrajar los cadáveres de los Mártires, se levantó repentinamente una gran gritería del populacho; y llevado ante el Juez y perseverando en la confesión de Cristo, en pago de su piedad, fue condenado a pena capital.

En Antioquía, los santos Mártires Policarpo y Teodoro.

En Tuburbo de África, san Siervo, Mártir, que, en la persecución Vandálica y reinando Hunerico Arriano, fue por mucho tiempo apaleado, y luego, levantado en alto repetidas veces con garruchas y dejado caer de golpe con todo el peso del cuerpor sobre guijarros, y restregado con agudísimas piedras, consiguió la palma del martirio.

En Tiano de Campania, san Urbano, Obispo y Confesor.

En Santonge de Francia, san Martín, Abad, en cuyo sepulcro obra Dios frecuentísimos milagros.

En Brie, territorio Meldense, la conmemoración de santa Fara, llamada, también Burgundo-fara, Abadesa y Virgen; cuyo tránsito se conmemora el 3 de Abril.

Y en otras partes, otros muchos santos Mártires y Confesores, y santas Vírgenes.

R. Deo Gratias.