7 junio

san Pablo, Obispo

En Constantinopla, el triunfo de san Pablo, Obispo de la misma ciudad; el cual fue, por la fe católica, muchas veces expulsado de los arrianos y restituido por el Papa san Julio I; y últimamente, desterrado por Constancio, Emperador arriano, a Cucuso, pueblecito de Capadocia, y allí mismo por asechanzas de los arrianos, cruelmente estrangulado, pasó al reino celestial. Su cuerpo fue con grandísima pompa trasladado a Constantinopla en tiempo del Emperador Teodosio.

En Hibernia (hoy Irlanda), san Colmán, obispo y abad del monasterio de Dromore, que él mismo fundó, y recordado por su mucho trabajo por Cristo en la región de Down.

En Newminster, de Northumberland, en Inglaterra, san Roberto, abad de la Orden Cisterciense, el cual, amante de la pobreza y de la vida de oración, junto con doce monjes instauró este cenobio, que a su vez fue origen de otras tres casas.

En Amberes, de Brabante, beata Ana de San Bartolomé, virgen de la Orden de las Carmelitas Descalzas, la cual, discípula de santa Teresa de Jesús y dotada de gracias místicas, difundió y consolidó su Orden en Francia.

En París, en Francia, beata María Teresa de Soubiran La Louvière, virgen, que fundó la Sociedad de María Auxiliadora, para mayor gloria de Dios, y al ser expulsada de la misma, paso el resto de su vida en la humildad.

En Córdoba de España, los santos Monjes y Mártires Pedro, Presbítero, Valabonso, Diácono, Sabiniano, Vistremundo, Habencio y Jeremías, que en la persecución Arábiga fueron por Cristo degollados.

En Hermópolis de Egipto, san Licarión, Mártir, que, descarnado con garfios, azotado con varillas de hierro candente, y después de otros cruelísimos suplicios, por último muerto con la espada, consumó el martirio.

En Placencia, san Antonio María Gianelli, Obispo de Bovio, Fundador de la Congregación de Hijas de María Santísima, llamadas del Huerto; al cual el Papa Pío XII puso en el número de los Santos.

En Inglaterra, san Roberto, Abad, de la Orden Cisterciense.

Y en otras partes, otros muchos santos Mártires y Confesores, y santas Vírgenes.

R. Deo Gratias.