8 febrero

S. Juan de Mata, Confesor

San Juan de Mata, Presbítero y Confesor, que fue Fundador de la Orden de la Santísima Trinidad, Redención de cautivos, y durmió en el Señor el 17 de Diciembre.

Este santo es el fundador de la orden de la Santísima Trinidad, destinada, al igual que la que más tarde fundó San Pedro Nolasco, al rescate de los cristianos cautivos de los moros. Tan baja opinión tenía de sí mismo y un respeto tan grande por el sacerdocio, que no consintió en ser ordenado sino por obediencia a los insistentes requerimientos del arzobispo de París. En el mismo día de su primera misa Dios le inspiró la generosa resolución de trabajar para la salvación de los cristianos que gemían en la esclavitud.

Oracion: Oh Dios, que milagrosamente habéis instituido, por medio de San Juan de Mata, la orden de la Santísima Trinidad, para el rescate de los cautivos del poder de los sarracenos, haced, benignamente, que ayudados por sus méritos y por vuestra gracia, seamos librados de la cautividad del cuerpo y del alma. Por J. C. N. S.

En Somasca, territorio de Bérgamo, el tránsito de san Jerónimo Emiliano, Confesor, que fue Fundador de la Congregación de Somasca; el cual, ilustre en vida y después de la muerte, con muchos milagros, fue canonizado por el Sumo Pontífice Clemente XIII y elegido y declarado por el Papa Pío XI universal Patrono ante Dios de los huérfanos y de la juventud abandonada. Su fiesta se celebra el día 20 de Julio.

En Roma, los santos Mártires Paulo, Lucio y Ciríaco.

En la Armenia Menor, el triunfo de los santos Mártires Dionisio, Emiliano y Sebastián.

En Constantinopla, el triunfo de los santos Mártires, Monjes del monasterio de Dío, los cuales, por la defensa de la fe católica, y porque habían llevado cartas del Papa san Félix III contra Acacio, recibieron muerte cruelísima.

En Persia, la conmemoración de los santos Mártires, que en tiempo de Cábadas, Rey de los Persas, por la fe cristiana fueron muertos con diversos suplicios.

En Alejandría, el suplicio de santa Coínta, Mártir, en tiempo del Emperador Decio, a la cual arrebataron los Gentiles, y, conducida a los ídolos, la obligaban a adorarlos; mas rehusándolo ella con abominación, la ataron por los pies con una soga, y arrastrándola así atada por las plazas de la ciudad, la despedazaron con horrendo suplicio.

En Pavía, san Juvencio, Obispo, que trabajó valerosamente por el Evangelio.

En Milán, el dichoso tránsito de san Honorato, Obispo y Confesor.

En Verdún de Francia, san Pablo, Obispo, ilustre por; el don de milagros.

Junto a Muret, territorio de Limoges, el tránsito de san Esteban, Abad, Fundador de la Orden de Grandmont, ilustre en virtudes y milagros.

En el monasterio de Vallehumbrosa, el beato Pedro, Cardenal y Obispo de Albano, de la Orden de Vallehumbrosa, llamado el ígneo, porque pasó ileso por el fuego.

Y en otras partes, otros muchos santos Mártires y Confesores, y santas Vírgenes.

R. Deo Gratias.